PRIMARY COLOURS: ELFRIEDE JELINEK – LA PIANISTA

por Eva Posas

octave_19555_sm

Como un ciclón, la profesora de piano Erika Kohut entra atropelladamente en la casa que comparte con su madre. La madre suele llamar a Erika su pequeño torbellino, porque los movimientos de la niña son a veces de una rapidez extremada. Intenta escabullirse de la madre. Erika se acerca al final de la treintena. Por edad, la madre podría fácilmente ser su abuela. Erika vino al mundo después de muchos años de duro matrimonio. El padre cedió de inmediato el bastón de mando a la hija y desapareció de la escuela. Erika aparece, él desaparece. Hoy Erika ha llegado a ser hábil por necesidad. Como una multitud de hojas otoñales, entra disparada en la casa e intenta llegar a su habitación sin ser vista. Pero la madre ya está ahí, muy grande delante de Erika, y la enfrenta. Contra la pared y a ver qué ocurre; es inquisidor y pelotón de fusilamiento a la vez, reconocida sin discusión como madre tanto en el Estado como en la familia. La madre pregunta por qué Erika llega a esta hora, tan tarde. Hace ya tres hora que el último estudiante se ha ido a casa, cargando sobre sus espaldas el sarcasmo de Erika. ¿Crees tú, Erika, que no me enteraré de dónde has estado? Una niña ha de responderle a su madre sin que medie insistencia; pero su respuesta no merece crédito porque a la niña le gusta mentir. La madre aún espera, pero solo hasta contar uno, dos, tres.

——

Elfriede Jelinek, la única persona austriaca con un nobel de literatura. Muchos están en completo desacuerdo de que así sea. Muchos lo aplauden. El motivo, Jelinek no escribe bonito. Nada de florecitas, nada de princesitas. Ni una sola metáfora con adornos femeninos. Rositas. Pueden esperar encontrarse actos sexuales en el trabajo de Jelinek, pero definitivamente no serán algo como “la mujer hablando de hacer el amor”. No. Encontrarán a una mujer incapaz de tocarse, mientras muchos hombres la rodean masturbándose en una cabina porno de la zona roja.  Encontrarán a la misma mujer incapaz de sentir orgasmos -o algo así-, a menos de que esté cortando cual carnicería sus genitales con instrumentos de cocina o la navaja para afeitar propia de un padre. Y justo eso es lo que leerán si continúan leyendo La pianista, editada por Mondadori.

(O también pueden ver la película, de Michael Haneke)

One Trackback

  1. By LAURIE SIMMONS | Colour Me In on September 15, 2009 at 7:03 am

    [...] y cosas por el estilo. Dos cosas: por una lado, ya todo lo que tiene mujeres encueradas me remite a Jelinek con todo ese trasfondo feminista y crítica de género que encuentro evidente en el trabajo de [...]

Deja tu comentario

Tu correo nunca es publicado o compartido. Los campos requeridos marcados con *

*
*

Where to Buy Louis Vuitton Louis Vuitton Replica Handbags Buy Louis Vuitton Handbags Online Louis Vuitton Replica Handbags Cheap Louis Vuitton Women Shoes Louis Vuitton Outlet Store Louis Vuitton Shoes Replica Buy Louis Vuitton Bags Online for Cheap Cheap Louis Vuitton Handbags from China Buy Louis Vuitton Bags On A Sale